Cómo descubrí… a Wilkie Collins

Descubrí a este autor, que me encanta, gracias a otro escritor que me gusta mucho: Charles Dickens. Y tras conocerlo no he parado de leer novelas suyas. Después de la última novela que he leído, Sin nombre, creo que ha pasado a ser mi escritor (masculino) favorito. Porque nadie se puede comparar en mis afectos literarios a mi querida Jane Austen, aunque este se queda cerca (y también unos cuantos más, pero ese es otro tema).

Wilkie Collins
Wilkie Collins. Se pueden encontrar varias fotos suyas, pero esta es de las que más me gustan porque mira de frente (casi siempre sale de perfil). Y también la elegí porque el artículo del que la he sacado habla muy bien de él, por ser un autor recomendable para gente primeriza en eso de leer clásicos. Fuente: Wilkie Collins, o cómo leer a los clásicos puede ser muy entretenido, de Escuela de Formación de Escritores.

En realidad, pensaba dedicarle una entrada primero a Dickens, y luego enlazar con Wilkie Collins en la siguiente entrada que escribiera. Pero hay un problema: no recuerdo exactamente cómo conocí los libros de Charles Dickens. Probablemente fue por los libros que tenían en casa mis padres. O puede que gracias a una serie de películas de dibujos animados que adaptaban sus obras más famosas y me gustaban mucho. O igual por ambas razones, más o menos a la vez. Creo que el primer libro que leí fue Oliver Twist, pero tampoco estoy segura. Solo sé que me empezó a gustar mucho y fui leyendo todos los libros que podía de él. Primero los que estaban en casa y luego ya pasé directamente a comprarlos. Y así fui llenando mis estanterías con David Copperfield, Grandes esperanzas, Los papeles póstumos del Club Pickwick (que se convirtió en mi novela favorita), Casa desolada

Cubierta de Los perezosos y detrás más libros de Wilkie Collins
Ahí está el libro Los perezosos y detrás otros libros de Wilkie Collins que tengo (pero no salen todos, tengo más). Y por las fechas de las ediciones de los libros, probablemente descubrí a este autor en 1999.

Y un día, en una librería, me encontré Los perezosos. Era de Charles Dickens en colaboración con un autor que no me sonaba de nada, un tal Wilkie Collins. Me gustó el libro y cuando me di cuenta de que ese otro escritor había escrito varias novelas de misterio, que es mi género favorito, decidí leer algo más de él. Así que me compré La dama de blanco, que me gustó mucho, luego Armadale, La piedra lunar… Y mi admiración por Wilkie Collins fue creciendo. Me parecía una maravilla que mezclara diarios y cartas para formar historias llenas de suspense, pero que también fuera capaz de narrar en tercera persona. Cada una de sus obras me parecía muy original y en general conseguía mantenerme enganchada a sus páginas. Por ahora solo hay una novela suya, de las primeras que escribió, que me ha costado un poco leer, El juego del escondite, porque me parecía que se «enrollaba» demasiado. Y eso que él mismo había decidido acortarla, eliminando algunas partes de la primera edición. Pero bueno, que nadie es perfecto, y menos en los comienzos.

El juego del escondite - Wilkie Collins

Lo que más me gusta de él es su capacidad para innovar. Eso se ve muy bien en Sin nombre, donde dividió la novela en actos, con un narrador, y entreactos. En los entreactos la trama evoluciona más deprisa porque contienen las cartas de los personajes, y ellos mismos resumen lo que ha pasado. Lo de utilizar diarios, cartas o extractos de todo tipo es muy frecuente en sus novelas, y así va dando voz a muchos personajes. También me gusta mucho su capacidad de crear unos personajes tan distintos, y al mismo tiempo muy creíbles. Aunque para comprenderlos hay que tener en cuenta en qué época escribió. Él y sus personajes son victorianos, así que tienen esa particular moral de la época, que hoy en día puede ser un poco difícil de comprender. Pero salvo por eso, se entiende bastante bien que se mueven por pasiones o por sentir que lo que les pasa es injusto, o por avaricia, miedo, celos…

Sin nombre - Wilkie Collins

Como estaba comprometido con muchas causas, también quiso denunciar las injusticias y los problemas de la sociedad victoriana. Según parece, por ir abandonando el «entretenimiento» y dedicarse más a la denuncia social, fue perdiendo lectores entre sus contemporáneos con sus últimas novelas. Algo que no le pasó a Dickens, que también reflejó las penurias de sus compatriotas, pero tal vez eso es lo que siempre se esperaban encontrar en sus novelas y por eso a él no lo abandonaron. O igual fueron otras las razones. Como nunca he seguido el orden cronológico no tengo muy claro cuáles son esas novelas que menos éxito tuvieron. Aunque sí imagino cuáles fueron las exitosas, porque son puro suspense, como La piedra lunar o La dama de blanco. Como ya comenté, fueron esas de las primeras que leí, y suelen ser las más fáciles de encontrar. Muchas de sus novelas se publicaron por entregas semanales, algunas en las revistas de Charles Dickens, y si yo hubiera vivido en esa época no sé cómo hubiese aguantado toda una semana sin saber qué iba a pasar…

La hija de Jezabel - Wilkie Collins

No todos los libros que he leído suyos los tengo, algunos los leí gracias a la biblioteca, como El juego del escondite o La hija de Jezabel. Me hace mucha ilusión encontrar relatos suyos en antologías, como en El cuerpo del delito, o Cuentos victorianos de Navidad, aunque luego no me dé cuenta y acabe comprando el relato que se incluye en una de esas recopilaciones. Que es lo que me pasó con La máscara robada (o El misterio de la caja de caudales). Todo un shock cuando empecé a leer la historia, que me sonaba muchísimo, y acabé entendiendo que lo tenía dos veces… Y, por supuesto, también me siguen fascinando sus colaboraciones con Charles Dickens, como en Una casa en alquiler. (Aunque por la cubierta se ve claramente que Dickens siempre va a ser considerado mejor reclamo para vender un libro).

El cuerpo del delito - Varios AutoresCuentos victorianos de NavidadUna casa en alquiler - Charles Dickens

Todavía me quedan unas cuantas novelas por leer de Wilkie Collins, aunque no sé ni cuántas. Solo sé que siguen publicando novelas que no conozco, y eso me alegra. Porque eso quiere decir que podré seguir disfrutando de sus tramas, a veces muy enrevesadas; sus personajes y los variados problemas que se encuentran; su humor cuando decide mostrarlo y quitar un poco de drama; las historias de amor y desamor… Y me sentiré muy cercana a él cuando se dirija al lector (y lectora) para explicarnos qué está sucediendo. Aunque igual hasta me enfado un poco si le sale algo de clasismo o machismo, y se lo acabaré perdonando por la época y por ser mi escritor favorito… Y, por supuesto, cuando acabe con todas sus novelas y relatos me dedicaré a releer y releer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.