Cuentos victorianos de Navidad

Sinopsis

El extenso periodo victoriano fue, por diversas y variadas circunstancias, quien dio carta de naturaleza al «espíritu navideño» y consolidó buena parte de la imagen y el carácter que asociamos a estas festividades hoy en día. Fue, asimismo, la edad de oro del cuento de Navidad, del que dejaron muestras los más destacados autores de la época, siendo los de miedo y los de misterio los que gozaron de más aceptación. En esta recopilación antológica no falta, como es natural, Charles Dickens, y junto a los suyos se recogen también magníficos relatos de Anthony Trollope, Charlotte Riddell, Arthur Conan Doyle (uno de ellos protagonizado por Sherlock Holmes), Juliana Ewing y Wilkie Collins.

¿Por qué me decidí a leerlo?

Desde que vi la portada (en Instagram) me llamó mucho la atención. Cuando estuve en la Feria de Editoriales y Librerías de la Plaza Mayor de Madrid pregunté por él, pero acababa de salir y no lo tenían. Estas navidades fui a dos librerías y en la primera estaba agotado, pero al final lo conseguí. Y todo el tiempo sin tener ni idea de qué autores eran los relatos ni ningún otro tipo de información.

¿Mereció la pena?

Pues sí, me ha gustado la recopilación. Aunque tengo que reconocer que no era lo que me esperaba. No sé por qué, pensaba que hablarían más de tradiciones típicas inglesas y su origen, y casi no hay nada de eso. Son más bien historias cortas (excepto la de Wilkie Collins, que es más larga) que tienen lugar en Navidad, pero podrían pasar en casi cualquier otro momento. Pero esa idea era cosa mía, y me ha gustado mucho leer todos los relatos.

Como son varias historias, voy a comentar un poco de cada una:

  • La historia de los duendes que robaron a un sacristán, Charles Dickens. Como dice en la presentación se nota un cierto parecido con Cuento de Navidad, y sí que podría ser el precursor de esa historia, pero en vez de con espíritus, con trasgos. Pero no da la sensación de que se esté repitiendo, y el final es un poco distinto, así que merece la pena leerlo.
  • Los siete viajeros pobres, Charles Dickens. Esta historia puede que sea la que menos me ha gustado, pero solo porque está “incompleta”. Han publicado lo que escribió Dickens, pero al ser una obra compartida, en la que él escribe la presentación, la historia del primer viajero y el final, faltan el resto de historias (que escribieron otros autores). Así que al final parece que le falta algo y que es demasiado brusco.
  • Navidad en Thompson Hall, Anthony Trollope. Muy divertido por lo exagerado de la situación, con una serie de malentendidos agravados por la imaginación de la señora Brown, que no para de pensar en las consecuencias que tendrán sus actos, y que, por evitarlas, se encuentra en un lío mayor.
  • La rama de muérdago, Anthony Trollope. También me ha resultado divertido (aunque menos que el anterior), y me asombra que tenga el punto de vista, muy raro en la época victoriana y casi en cualquier época, de que las mujeres no tienen por qué casarse.
  • Un extraño juego navideño, Charlotte Riddell. Un poco de misterio y un poco de fantasmas, aunque el título me parece que no da ninguna pista sobre el argumento.
  • Una nochebuena trepidante o Mi conferencia sobre dinamita, Arthur Conan Doyle. Es una historia divertida y curiosa, pero parece poco victoriana, porque el protagonista es alemán y transcurre en Alemania. Y lo que le pasa podría pasarle cualquier otra noche.
  • La aventura del carbúnculo azul, Arthur Conan Doyle. Sherlock Holmes con un toque navideño, aunque un poco dura si te gustan mucho los animales (gansos en este caso). Ya me lo había leído, pero no recordaba que el carbúnculo es un rubí (y encima este es azul).
  • Dragones: un cuento de Nochebuena, Juliana Ewing. Una buena historia para aprender a no discutir porque sí. Bastante divertida y un poco extraño el final con los dragones.
  • La máscara robada o El misterio de la caja de caudales, Wilkie Collins. Antiguamente también existían los fans dispuestos a todo, aunque en este caso se trata de un seguidor de William Shakespeare. Y muy gracioso cómo se dirige el narrador a los lectores, es como una charla, en la que además va suponiendo lo que estamos pensando según avanza la historia.

¿A quién se lo recomiendo?

A los que les gusten los clásicos de la literatura británica, sobre todo los victorianos. Y a los que les guste la Navidad, pero tampoco es imprescindible que te guste, no está tan lleno de espíritu navideño.

Ritmo de lectura

Bastante rápido, en general todas las historias han sido muy amenas.

¿Leerías algo más de los autores?

De Charles Dickens y Wilkie Collins, por supuesto, en ello estoy. De Anthony Trollope, del que solo me sonaba el nombre, tengo ganas de leer algo, me ha resultado muy amena su forma de escribir. De Juliana Ewing y Charlotte Riddell puede que lea algo más de ellas si tengo la oportunidad. De Arthur Conan Doyle ya he leído todo lo que escribió de Sherlock Holmes, del resto muy poco y creo que no me interesa tanto.

2 respuesta a “Cuentos victorianos de Navidad

    1. Te entiendo perfectamente con lo de la lista de pendientes. Pero las próximas navidades sin falta, ¿eh? O incluso antes, para preparlas, jeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.