Crimen en Kensington de Christopher St. John Sprigg

Reseña de Sandra

Crimen en Kensington - Christopher St. John SpriggCrime in Kensington - Christopher St. John Sprigg

Sinopsis

Algo extraño sucede en el selecto The Garden Hotel. El recién llegado Charles Venables, reportero del Mercury, sorprende sin querer una discusión amenazadora entre sus propietarios, los Budge, y observa que el ambiente general del pequeño hotel es bastante peculiar… Cuando una enferma Mrs. Budge desaparece sin dejar rastro, queda claro que hay más de un residente que tiene algo que ocultar. Un conjunto de horribles descubrimientos apuntan al asesinato y Charles y el inspector Bray de Scotland Yard tendrán que arrimar el hombro para evitar que el asesino vuelva a actuar.

¿Por qué me decidí a leerlo?

De Christopher St. John Sprigg ya había leído Muerte de un aviador, que disfruté por la mezcla de misterio y humor. Y me imaginaba que en sus otras novelas también encontraría esa combinación, así que tenía ganas de leer por lo menos alguna más.

¿Mereció la pena?

Sí, me ha resultado muy amena por el humor que tiene. Gran parte es gracias al protagonista, Charles Venables, que parece que no se toma las cosas demasiado en serio y todo lo relativiza. Aunque también se debe al estilo de la narración en tercera persona, por cómo se presentan ciertas situaciones. El autor incluso conseguía que las partes más duras y escabrosas me resultaran más livianas, como, por ejemplo, el momento sombrerera. Tal y como está narrado me hizo gracia, pero si lo hubiera presenciado me hubiera horrorizado. Por todo ese humor, en algunos momentos parecía más una comedia de enredos que una investigación profesional y seria. Aunque Charles resuelve casi todo, se podría considerar que se llega a la solución de forma un poco coral. El inspector Bray, que tiene que aguantar las ideas de Charles, que parecen algo locas, y lady Viola, la amiga (o algo más) de Charles, también aportan algo.

Lo del título es curioso. Podría parecer que la traducción es exacta, porque «crime» es crimen. Pero tal vez con el título original se quería hacer referencia a la delincuencia y no a un crimen en concreto. Precisamente, si Charles va al hotel es porque Viola, que está ahí hospedada, nota algo raro en el ambiente y en los huéspedes. Y nada más llegar, Charles escucha una conversación y está claro que la situación es, como mínimo, turbia. Según avanza la historia se va descubriendo más de un crimen del pasado, junto con algunos del presente, y varios personajes se convierten en sospechosos. Incluso alguno más de una vez, porque se suponía que estaba descartado, pero otra vez vuelven a recaer las sospechas en él. A mí me resultó bastante fácil adivinar quién hizo desaparecer a la directora, y otras cosas también las iba adivinando. Pero eso no hizo que disfrutara menos de la novela. También me gusta ir comprobando si mis sospechas se cumplen o no. Hasta podría decirse que es bueno para la autoestima resolver el caso antes de llegar a la solución en el libro.

Me gustaron mucho los personajes. Por la variedad y por cómo se iban relacionando entre ellos. Incluso la mala gente me despertaba algo de simpatía. Como comenté al principio, con Charles me lo pasé muy bien, aunque entiendo que al inspector Bray le pudiera poner de los nervios. Bray me gustó por aceptar «deportivamente» que se había equivocado (varias veces), y estar abierto a cualquier aportación para resolver el caso. Aunque me parecía demasiado permisivo con la prensa, pero eran otros tiempos (y se trata de una novela). Me gustó Viola, sobre todo al final. En general me encantan estas mujeres jóvenes de los años 20 o 30 del siglo pasado, tan independientes. Del resto de personajes poco puedo decir sin acabar desvelando cosas importantes de la trama. Porque ese pequeño hotel, o más bien pensión, estaba repleto de personas que tenían algo que ocultar. Culpables o no, entorpecían bastante la investigación, a veces de forma bastante inesperada…

¿A quién se lo recomiendo?

A quien le gusten las novelas de misterio clásico, con bastante humor. Puede parecer un poco lioso con tanto personaje y tantas situaciones, o eso comentaron mis compañeras de lectura en Telegram.

Ritmo de lectura

Bastante rápido.

¿Leeré algo más del autor?

Si puedo, sí. Por desgracia no pudo escribir demasiadas novelas, ya que murió con 30 años. Fue en la Guerra civil española, formando parte de las brigadas internacionales a favor de la República, justo en su primer día en el frente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.