El cielo en un infierno cabe de Cristina López Barrio

El cielo en un infierno cabe - Cristina López Barrio

Sinopsis

Una apasionante novela ambientada en la época de las brujas y las beatas, de los exorcismos y los milagros, cuando la mística y el fervor religioso convivían con la sensualidad y la magia.

Toledo, 1625. Una mujer se encuentra presa en la cárcel secreta del Tribunal de la Santa Inquisición, acusada de hechicería. Varias personas aseguran que causa enfermedades y desgracias con la sola imposición de sus manos desnudas. ¿Es una bruja o una santa? ¿O quizás solamente una farsante? La testigo principal es Berenjena, una lavandera del Hospicio de la Santa Soledad de la Villa de Madrid. Su relato se remonta al día en que la acusada, entonces un bebé indefenso, llegó al hospicio envuelta en un chal azul con unos extraños bordados. Tenía una fiebre tan alta que enseguida se temió por su vida. Eran tiempos aciagos en los que la peste negra sembraba el terror. Berenjena quiso indagar en el misterioso origen de la niña pero, a medida que se acercaba a la verdad, más peligrosa era su investigación, y varias personas relacionadas con su nacimiento aparecieron muertas… Las revelaciones sobre su pasado decidirán el veredicto que sellará su destino.

¿Por qué me decidí a leerlo?

Después de leer Niebla en Tánger decidí que leería más libros de esta autora, Cristina López Barrio. Y cuando leí la sinopsis me alegré de que fuera sobre un proceso contra una mujer acusada de brujería, porque últimamente me interesan esas historias. Pensé que era su última novela, pero no. Esta novela es de 2015 y la última publicada, en 2020, es Rómpete, corazón, que tiene algo que ver con cuentos de hadas (y puede que por eso los confundiera).

¿Mereció la pena?

Pues no del todo, pero creo que en gran parte porque tenía otras expectativas. Me esperaba más una historia como Las malditas, de Stacey Halls, o los relatos que se encuentran en Cuentos de brujas de escritoras victorianas (1839-1920), que están más bien centrados en la injusticia del proceso que se instruye contra unas supuestas brujas. Aquí en parte es así, pero, aunque la sinopsis no lo revela, enseguida es evidente qué pasa con la mujer acusada por la Inquisición. Realmente para conocer toda su historia hay que avanzar bastante en el libro, pero enseguida queda claro si es una farsante o no. Y no voy a contar mucho de la trama o personajes, porque sería destripar demasiado, ya que la autora sorprende con el quién es quién y por qué cada personaje hace lo que hace. Pero no terminaba de convencerme la historia. Y me daba la impresión de que la autora quería abarcar demasiado en pocas páginas (bueno, no son tan pocas, pero otros autores creo que hubieran optado por una trilogía).

Una cosa que me hizo ser bastante incrédula con la historia es que Berenguela, a la que todo el mundo llama Berenjena, tarde tres días en completar su declaración ante el tribunal de la Inquisición. Y todo para contar hasta el más mínimo detalle, incluyendo qué pensaba o por qué hacía lo que hacía. Para escribir unas memorias está bien, pero es poco probable que se aceptara eso como testimonio (por lo menos hoy en día seguro que no), y también me resultaba raro que no le hicieran casi preguntas. Más bien me hubiera imaginado que los dos jueces o el fiscal en algún momento le hubieran pedido que concretara… Pero no, dejaban que hablara y hablara, y a mí me daba un poco de pena Rafael de Osorio, el notario que tiene que tomar nota de todo, apuntando un testimonio tan largo y que a veces se iba por las ramas…

Gran parte de la novela está contada en primera persona. Primero por Berenjena, y luego continúa la acusada. Pero también hay partes contadas en tercera persona, en las que sabemos qué hacen los distintos miembros del tribunal, que reconozco que al principio me resultó aburrido. Porque yo quería saber qué más contaba Berenjena, y no tanto saber que el fiscal, Íñigo, es sonámbulo, por ejemplo. También hay otros momentos en los que otros personajes relatan su parte de la historia o la historia que conocen de oídas, y así, poco a poco, encajan todas las piezas de la historia. Lo que me gustó fue hacer un pequeño recorrido por Madrid y Toledo a principios del siglo XVII, y conocer un poco cómo debieron ser algunos hospicios de la época o cómo habría sido vivir una epidemia cuando ni siquiera sabían exactamente qué causaba la peste o cómo prevenirla o curarla. Una realidad muy dura, así que igual la palabra no es exactamente «gustar», pero sí que me pareció interesante.

En algunos momentos me parecía que la autora no se decidía por un género en concreto, porque parece una historia romántica, de amor verdadero y que todo lo puede, con triángulo amoroso incluido. Con gran documentación de la época, por lo que parece histórica, aunque en algunos momentos parecía dirigirse hacia una historia fantástica. Todo ello aderezado con un poco de suspense porque la trama es más complicada de lo que podía parecer al empezar a leer. Y con un final relativamente épico. Yo lo hubiera preferido un poco más tranquilo, pero como ya he comentado en otras ocasiones, evidentemente es decisión de la escritora cómo tiene que acabar su historia. Es de agradecer que la autora ponga la bibliografía que usó, pero sobre todo me gustó que cuente algo del proceso que siguió para crear esta novela, explicando de dónde sacó las ideas o cómo y dónde se documentó.

Lo que menos me ha gustado han sido las historias de amor. Por un lado, porque no me suelen gustar cuando los personajes están «destinados», casi como si diera igual lo que hagan o cómo sean, porque como su destino es estar juntos… Pero es que ni la historia de amor central ni las secundarias me parecían unas historias bonitas. Están llenas de celos, de malentendidos, de poca confianza en el ser amado, de traiciones… Y de «obligar» a alguien a estar (o no estar) con otra persona. Así que, salvo alguna excepción como la madre de la niña, creo que ninguno sabía realmente qué es el amor desinteresado y desear lo mejor a la persona amada. Por otro lado, sí que me gustaron algunas amistades, sobre todo las femeninas, aunque algunas casi no se podían llamar amistades. Pero por lo menos eran capaces de hacer frente común.

¿A quién se lo recomiendo?

A quien quiera leer una historia con una mezcla de géneros: romántica (sin llegar a erótica), fantasía, histórica y un poco de suspense.

Ritmo de lectura

Medio tirando a rápido, sobre todo dependiendo de qué partes estuviera leyendo.

¿Leerías algo más de la autora?

Probablemente sí, porque he notado una cierta evolución en su forma de escribir y en su forma de plantear ciertos temas comparando las dos novelas. Y espero que sus siguientes libros se parezcan más a Niebla en Tánger que a este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.