Luna llena de P. G. Wodehouse

Luna llena - P. G. WodehouseFull moon - P. G. Wodehouse

Sinopsis

La luna llena brilla sobre las almenas y torres del castillo de Blandings, y alborota los corazones de algunos de los invitados del conde de Emsworth. Entre ellos están el coronel Wedge y su guapa hija Veronica; Tipton Plimsoll el joven millonario americano y, desde luego, Freddie, el joven hijo del conde que, como siempre, irrita profundamente a su padre. También está Prudence, una sobrina a la que su estirada familia no deja casar con su pretendiente, Bill Lister.

Entre los planes del coronel Wedge, el más inmediato es conseguir que su hija Veronica y el joven millonario americano se enamoren y se casen. Claro que para ello el coronel deberá desplegar todo su ingenio, pues la belleza de su hija contrasta con su más que escasa inteligencia. Y así, entre intrigas juveniles y planes paternos, el castillo de Blandings no tarda en convertirse en una verdadera convención de corazones rotos, donde todos están peleados entre sí. Y es entonces cuando intervendrá Galahad, hermano del conde, un gran aficionado a deshacer entuertos propios y ajenos, y que siempre, siempre, se las ingenia para complicarlo todo hasta extremos que sólo P. G. Wodehouse, el rey de la risa, podía imaginar.

¿Por qué me decidí a leerlo?

Me encanta P. G. Wodehouse, y desde que lo descubrí (ver Cómo descubrí… a P. G. Wodehouse) he querido leer todos su libros. Hace poco me apetecía leer algo suyo y me decidí por este libro, después de comprobar que no me lo había leído ya.

¿Mereció la pena?

Por supuesto, me he reído mucho, como siempre que leo algo de este autor. Y siendo en el castillo de los Blandings, más, porque sus historias me encantan. Igual a algunas personas les puede parecer que son historias repetitivas: muchos enredos entre los miembros de clase alta, y alguno de una clase un poco más baja, que parece que no va a haber forma de que se resuelvan, y al final todo se arregla, más o menos. Pero yo no me canso, adoro su humor, y me parece increíble que sea capaz de hacerme reír incluso cuando ya me imagino lo que va a pasar. Por supuesto, nada de lo que cuenta se puede tomar muy en serio, y su crítica a la clase alta inglesa no creo que busque denunciar nada, aunque deje claro lo estirados y clasistas que pueden llegar a ser. O ideas tan anticuadas o extravagantes como pensar que lo razonable es beber para envalentonarse y que un hombre que no bebe no pude ser de confianza. Pero lo cuenta todo de una forma tan graciosa…

Los personajes son geniales, pero lord Emsworth es mi favorito. Me resulta adorable, por lo despistado que es, por su amor por la Emperatriz de Blandings (su cerda favorita, ganadora de concursos) y por sus ganas de estar tranquilo y que el resto de su entrometida familia le deje en paz… Puede que si conociera a alguien así en la vida real lo evitara por todos los líos que acaba causando, pero en la ficción me encanta. Y da mucho juego por sus despistes y confusiones, y más si sus familiares se olvidan de que hasta un simple recado que le pidan hacer puede acabar generando un enredo mayúsculo… Su hermano Galahad (Gally cuando hay cariño) es un solucionador nato de problemas, incluidos los que él mismo causa por meterse en todo y no consultar al resto de implicados. El coronel Wedge, cuñado de los dos, es el serio y estricto de la familia, y su única aspiración es casar a su bella hija Veronica, pero no para de toparse con los líos que están armando los demás.

Las mujeres son las que tienen las ideas más claras y saben perfectamente lo que quieren. Veronica quiere joyas, y no le importa quién se las regale; y Prudence quiere casarse con Bill Lister, aunque su madre, Dora, y su tía, Hermione (y madre de Veronica), estén totalmente en contra porque es un artista pobre. Freddie, el hijo de lord Emsworth, casado con una rica heredera americana, ha empezado a trabajar en la empresa de su suegro, que fabrica alimentos para perros (el producto estrella es la galleta Donaldson, la Alegría del Perro). Para expandir el negocio trata de usar sus contactos, y aspira a convencerlos para que dejen de comprar a la competencia. En sus ratos libres intenta ayudar a sus dos primas y a sus pretendientes, ya que los conoce a los dos. Lo malo es cuando va por libre, porque, evidentemente, acaba liándolo todo más. Y no entiende que se enfaden con él si estaba tratando de ayudar…

¿A quién se lo recomiendo?

A quien le gusten las historias con mucho humor y muchos enredos, y con un buen final.

Ritmo de lectura

Bastante rápido, aunque sin muchas ganas de que se terminara el libro y dejar de estar en el castillo de los Blandings.

¿Leerías algo más del autor?

Sí, todos los que no haya leído todavía, y probablemente algunos (o todos) los releeré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.