La rebelión de las lavanderas

Hace muchos años, cuando era pequeña, me regalaron este libro, escrito por John Yeoman y con las ilustraciones del gran Quentin Blake (que también ha ilustrado otros libros como Matilda, de Roald Dahl). Y creo que ahora me gusta más que cuando lo leí por primera vez…

Las protagonistas son siete lavanderas, que trabajan todos los días lavando y planchando ropa para un jefe tiránico. Cada vez tienen más trabajo, hasta que un día deciden que ya no van a seguir aguantando. No solo dejan tirado a su jefe, también arrasan por donde pasan, porque se sienten libres y no quieren que nadie les diga lo que tienen que hacer. Cuando lo leí por primera vez (o las primeras veces) tenía sentimientos encontrados. Entendía que no quisieran aguantar a ese jefe, y que quisieran ser libres, pero tanto caos y anarquía no me convencía (desde mi punto de vista de niña, que poco caos o anarquía había visto yo, en el fondo no es para tanto). Es un libro recomendado para los seis años, pero probablemente se puede leer oralmente, como un cuento, a menores de esa edad.

Pero ahora lo veo con otros ojos: me parece un buen ejemplo de que hay que rebelarse contra las injusticias. Porque aguantando y aguantando no se soluciona nada, y muchas veces va a peor. Como les pasa a estas lavanderas, que cada vez tienen más ropa que lavar, porque la codicia de su jefe no tiene límites y ellas parece que pueden con todo. También es verdad que los adultos tenemos (supuestamente) otras formas para luchar, pero sería mucho más aburrido leer sobre eso. Y tampoco hacen tanto daño estas simpáticas lavanderas… También me gusta por el final, porque fomenta la idea de vivir en igualdad, sin dividir las tareas en femeninas o masculinas. Se publicó en 1979 en inglés (en España llegaría en 1982 o un poco más tarde, gracias a una colección excelente: Altea benjamín, de la que también leí ¡Julieta, estate quieta!). A pesar de tener tantos años es sorprendentemente moderno.

En México han sacado otra edición, en la que las llaman «locas». La portada es igual a la de la reedición en inglés (de 2011), que evidentemente no tiene cambio en el título. Si la versión de los años 80 en España no era muy fiel al original, este tampoco, porque sería más bien “las lavanderas salvajes”. Y, además, con eso de «locas» me parece que se alejan mucho de la idea original: unas mujeres rebeldes (o salvajes), que deciden dejar de ser explotadas, ser libres y desmelenarse. ¿Es que se supone que eso solo lo hacen unas mujeres locas? Yo pienso que no, que son valientes, que saben lo que quieren y no van a dejar que las exploten nunca más. También puede ser que en México se tenga otro concepto con eso de locas. O puede ser que la traducción haya optado por el uso de «wild» en algunas expresiones, que sí que significan volverse loco por algo (como por un partido de fútbol).

Me hace mucha gracia el tema de los nombres, como en casi todos los libros infantiles traducidos. En muchos casos serán por las rimas y en otros para que resulten más reconocibles o pronunciables para los peques (o los adultos). Las lavanderas originalmente (en inglés) se llamaban Dottie, Lottie, Molly, Dolly, Winnie, Minnie y Ernestine. En la versión que leí yo (traducción de Miguel A. Diéguez), pasaron a llamarse Mariana, Robustiana, Benita, Paquita, Pepita, Adela y Carmela. Y en la versión de la editorial Océano (no sé quién lo ha traducido), se llaman Ana, Susana, Pili, Mili, Dora, Lora y Ernestina. El jefe explotador se llama Aldo Avaro o Balthazar Tight. Sean los nombres que sean merece la pena conocerlas y saber cómo acaba la historia, ya seas niña, niño o adulto.

El libro parece difícil de conseguir hoy en día, sobre todo la versión de los años 80 (ese libro está descatalogado), pero puede que se encuentre en bibliotecas o en alguna casa. Y yo no sé si la versión más moderna es igual de recomendable, porque igual han cambiado algo más. Por si os interesa la historia y os resulta difícil encontrar el libro, os dejo este enlace donde han escaneado las páginas: http://entusiasco.blogspot.com/2016/11/la-rebelion-de-las-lavanderas-j-yeoman.html. Probablemente está vulnerando los derechos de copyright o de autor, pero es que merece tanto la pena compartirlo… Ojalá volviera a publicarse y a distribuirse, porque es una auténtica joya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.