La vegetariana de Han Kang

Sinopsis

La vegetariana relata la historia de una mujer corriente, Yeonghye, que por la simple decisión de no volver a comer carne convierte una vida normal en una perturbadora pesadilla. Narrada a tres voces, La vegetariana cuenta el desprendimiento progresivo de la condición humana de una mujer que ha decidido dejar de ser aquello que le obligan a ser. El lector, como un pariente más, asiste atónito a ese acto subversivo que fracturará la vida familiar de la protagonista y transformará todas sus relaciones cotidianas en un vórtice de violencia, vergüenza y deseo.

¿Por qué nos decidimos a leerlo?

En el Club de lectura La Gata NBB (en Facebook) se propusieron otros libros, pero dos tenían muchas ganas de leer este libro, y el resto aceptó la propuesta sin haber oído nada o casi nada de él. En total decidimos leerlo seis personas, todas mujeres, pero una fue incapaz de terminarlo (no pudo pasar de la página 20).

¿Mereció la pena?

De los tres libros que hemos leído hasta ahora (los otros han sido La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker y Prohibido nacer, de Trevor Noah) este es el libro que más nos ha dividido. Las que suelen leer historias de países orientales y les encanta Murakami han disfrutado con el libro. A dos les resultó un poco rara la historia, y a una de esas dos le pareció bastante deprimente. Probablemente resulta extraña la historia por las grandes diferencias culturales, por ser la sociedad coreana más espiritual y delicada, con más metáforas y sueños. Y al mismo tiempo parece que los coreanos siempre están buscando el control y la obediencia (sobre todo de las mujeres a los hombres), pero cuando se descontrolan o dejan de seguir las normas son también mucho más drásticos.

El libro está dividido en tres partes. La primera narra cómo comienza el cambio de Yeonghye. Y la historia parte de algo muy extremo o muy absurdo, como son unas pesadillas, para después hacer crítica social. Su marido es el que cuenta, en primera persona, cómo empieza a dejar de comer carne, para incomprensión de todos los que la rodean y gran fastidio para él. Yeonghye, que es la que se esperaría que fuera la protagonista, realmente no lo es. Es más bien un personaje que desencadena las reacciones de otros: su marido, que vive de aparentar (y por supuesto es un machista); su cuñado, obsesionado por una mancha y por ser creativo; su hermana, que carga con todo; su violento padre…

Pero de ella casi no cuenta nada, la conocemos a través de los ojos de los demás. Lo que parece claro (además lo explica la propia autora) es que dejar de comer carne es la única forma que encuentra para rebelarse contra la violencia del ser humano, su herramienta para sentirse libre y tener control sobre su persona, porque no le queda nada más que eso. Pero para una de las participantes esa forma de rebelarse no se entiende, y menos con algunas cosas que hace la vegetariana, que implican también violencia (y no solo la de resistirse).

La segunda parte se centra en cómo lo vive su cuñado, un artista, que se obsesiona por una mancha que tiene Yeonghye. Esta parte es la más «artística», y la que más ha gustado a casi todas, por la belleza de las escenas y su sensualidad. Aunque también es donde pierde un poco de fuerza la historia, que empezó con bastante violencia y escenas impactantes (y desagradables). A una de las lectoras no le pareció bella por el abuso por parte del cuñado y fue la que menos le gustó porque le parecía que aportaba poco a la historia.

La tercera parte es el desenlace, y sabemos lo que va pasando por Inhye, la hermana de Yeonghye, que es la más occidental o responsable (o terrenal) de toda la historia. Se descubre en cierta forma de dónde le puede venir a la vegetariana ese deseo de rebelarse. Inhye parece el único personaje que cambia ante los acontecimientos que se van sucediendo. Porque se da cuenta de que lo que ha hecho es sobrevivir y no vivir, y también se hace cargo de sus errores pasados, que afectaron tanto a su hermana.

La historia nos ha hecho reflexionar sobre muchos temas: las diferencias culturales, las tradiciones impuestas, el machismo, las relaciones familiares, el sentimiento de vacío, la falta de comunicación, cómo afectan en la vida adulta los traumas en la infancia, el miedo a lo diferente, la dificultad de salirse de la norma… Algunas escenas que describe son muy duras, como el episodio del perro (que nos resultó muy desagradable o chocante), también las veces que la obligan a comer o ciertos momentos de la infancia. Pero también tiene otros muy bellos, destacando la parte artística con los cuerpos pintados con flores y grabados en vídeo.

¿A quién se lo recomendamos?

Seguro que gustará a los que les guste Murakami. A las personas acostumbradas a las historias occidentales puede que les cueste leerlo, les resulte deprimente o no sean capaces de entender la historia y todos sus matices.

Ritmo de lectura

No es un libro muy largo, así que no se tarda mucho en leerlo. Tardaron muy poco en leerlo las que disfrutaron leyendo.

¿Leeremos algo más de la autora?

Pues tres probablemente sí, una seguro que no, y otras dos no parece que vayan a estar muy interesadas, pero nunca se sabe…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.