Intenta no ocupar tu vida en odiar

Mafalda sacando la lengua al globo terráqueo
Mafalda «odiando al mundo», del gran Quino.

Esta entrada de Ágora trata sobre el odio, esa antipatía o aversión hacia algo o alguien cuyo mal se desea, que es la definición de la RAE. En parte me parece que la definición se queda corta, pero las frases que he recopilado creo que, en general, ponen de manifiesto lo inútil que es este sentimiento.

La frase del título es de Stendhal, y completa dice así:

Intenta no ocupar tu vida en odiar y tener miedo.

¿Qué es el odio? Charles Baudelaire lo compara con lo que siente un borracho que quiere más bebida:

El odio es un borracho al fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida.

¿Qué es lo que despierta el odio? A veces pueden ser auténticos desconocidos, pero Hermann Hesse pensaba que tiene mucho que ver con nosotros mismos:

Cuando odias a una persona, odias algo de ella que forma parte de ti mismo. Lo que no forma parte de nosotros no nos molesta.

José Martí creía que solo con odio y violencia no puede construirse nada que merezca la pena:

Los bárbaros que todo lo confían a la fuerza y a la violencia, nada construyen, porque sus simientes son de odio.

Para Noel Clarasó, odiar nos perjudica:

Odiar es un despilfarro del corazón, y el corazón es nuestro mayor tesoro.

Y para Victor Hugo, depende de nuestra capacidad de amar (o más bien de la incapacidad):

Cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga.

Graham Greene pensaba que se trata de algo que nos falta:

El odio no es más que carencia de imaginación.

Y estoy de acuerdo si se refiere a que con imaginación te puedes poner en el lugar del otro. Si puedes hacer eso, es difícil sentir odio ciego.

Para Jean-Paul Sartre el odio es contagioso:

Basta con que un hombre odie a otro para que el odio vaya corriendo hasta la humanidad entera.

Y Jacinto Benavente creía que, por desgracia, une más sentir odio que sentir amor:

Es triste condición de la humanidad que más se unen los hombres para compartir los mismos odios que para compartir un mismo amor.

Puede que haya gente que piense que los que odian se sienten superiores, pero François de La Rochefoucauld pensaba que más bien nos hace ser inferiores:

Cuando nuestro odio es demasiado profundo, nos coloca por debajo de aquellos a quienes odiamos.

Nelson Mandela, aunque no era escritor (y normalmente busco frases de escritores), sí que sabía mucho sobre odio. Y por eso acabo con sus palabras, que nos recuerdan que el odio se aprende:

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.