Observar y escuchar

Se titula así, observar y escuchar, porque no sabía muy bien qué título poner a esta entrada. Porque no es que seamos las típicas cotillas, ni nos gusta meternos en la vida de la gente, así que no podía poner «nos pirra cotillear». Y «cuando la gente nos llama la atención…» podía dar lugar a error, porque no es que nos lo recriminen. Nuestro secreto (in)confesable es más bien estar en un lugar, normalmente público, y fijarnos en una o más personas porque nos atraen de alguna forma. Pero cada una se fija de una forma diferente.

Búho - observar y escuchar
Esta imagen para mí representa curiosidad, un búho que gira la cabeza como si fuera un gato curioso. Fuente: documenta 14, 2017. Aprender de Atenas.

Continuar leyendo «Observar y escuchar»

Leer el final de los libros antes de tiempo

El primero de mis secretos (in)confesables: que (a veces) tengo que saber qué va a pasar sin esperar a terminar el libro. Se supone que está mal, muy mal, eso de no ser capaz de esperar pacientemente a que el autor o autora nos cuente su historia tal y como como había pensado, sin atajos. Si el autor quisiera que supiéramos cómo acaba antes de tiempo hubiera empezado por ahí, por el final.

Continuar leyendo «Leer el final de los libros antes de tiempo»