El pecado que mató a Carolina Martín de Eugenia Dalmau

El pecado que mató a Carolina Martín - Eugenia Dalmau

Sinopsis

El 26 de diciembre una vecina encuentra muerta a Carolina Martín en su casa de la urbanización Los Cerezos. A Jaime Reyes, investigador con mucha experiencia a sus espaldas, le asignan como compañero al subinspector Manuel Serra, un policía novato. Ambos se encargarán de esclarecer la muerte y notarán detalles extraños. Nadie ha visto a Carolina desde el día 24 ni se ha preocupado por localizarla. Jaime y Manuel se verán inmersos en una investigación complicada, pues irán descubriendo que los allegados a Carolina tenían un motivo para cometer el crimen; aunque lo que más les llamará la atención será comprobar que la personalidad de los sospechosos encaja a la perfección con cada uno de los pecados capitales. Las pesquisas de los inspectores, junto a las pistas que irán encontrando, los sumergirá en una trama de ambiciones, infidelidades, celos y dinero que destapará los secretos y oscuros intereses de cuantos rodeaban a Carolina Martín. Pero… ¿qué pecado la mató? Eugenia Dalmau nos introduce en una novela trepidante donde en cada personaje creerás ver reflejado el rostro del asesino.

¿Por qué me decidí a leerlo?

No leo demasiados libros de asesinatos y detectives o policías que resuelven casos, pero tenía claro que quería leer el primer libro que escribió Eugenia Dalmau, porque su segunda obra, La vecina del tercero derecha, me encantó, a pesar de ser también una novela policíaca. Y quiero leer todas sus novelas.

¿Mereció la pena?

Igual que disfruté su segunda novela, he disfrutado esta sobre dos policías, uno novato y el otro muy curtido en su trabajo de investigador. Trabajan juntos para resolver el asesinato de Carolina Martín y, como muy bien dice el título, algún pecado debió cometer la víctima para que la asesinaran, ya que todos los que parecen culpables de su muerte representan uno de los pecados capitales. Porque los verdaderos protagonistas de este libro son estos dos policías que acaban sintiendo algo muy especial por Carolina cuando ven con qué tipo de gente se relaciona. Pero a veces tampoco se fían mucho de ella por lo mismo. Y, aunque la víctima esté muy presente durante todo el libro, en verdad no es la protagonista absoluta.

La historia está narrada por el aprendiz de policía, que sabe lo bueno que es su jefe y, además de admirarle, quiere aprender de él todo lo que pueda. Me ha gustado mucho que la autora nos muestre a esta pareja como personas muy entrañables y humanas, con unas conversaciones muy inteligentes sobre muchas personas que llevan vidas muy absurdas, y que les quitan el tiempo, en lugar de vivir el momento y ser todos un poco más felices. También me ha gustado que los dos polis sientan cariño por la víctima, porque los humaniza. Para ellos no es un caso más, no es solamente una muerta más a investigar.

Entre medias de los capítulos narrados por el policía novato se entremezclan los que cuentan la vida de todos los personajes implicados en la muerte de Carolina Martín. Un resumen no muy largo, pero sí muy bueno de cada uno de ellos, con un poco de su vida y, lo más importante, de su personalidad. Cómo piensan, cómo viven y cómo son. De estos capítulos lo que más me ha gustado es lo bien que están descritos psicológicamente y el humor con que cuenta algunos de sus defectos.

Siempre me gusta que en los libros haya crítica a la sociedad en la que vivimos, sobre todo si transcurren en la actualidad, y en esta novela la hay. Crítica bestial a los entresijos del poder económico y político. Los personajes que giran alrededor de la víctima tienen un entramado tremendo de intereses comerciales, pero también de líos amorosos. Y todos representan un pecado capital, la gula, la lujuria, la envidia, la soberbia, la envidia, la ira y la pereza. En la primera parte del libro sí se destacan estos pecados de cada uno de ellos, pero sin revelar si se trata del asesino o no. Es como una presentación, con un interrogatorio a cada uno de ellos, en el que sí se ven sus defectos, pero sin desvelar la culpabilidad de ninguno. En la segunda parte, en un segundo interrogatorio, se centra en las mentiras que contaron todos en el primer interrogatorio. Y en ese momento ya empiezas a dudar de cada uno de ellos. Todos pueden ser el asesino por uno u otro motivo o interés. Está tan bien entramado por parte de la autora que dudaba cada vez que interrogaban a alguien diferente.

Tengo que decir que no soy muy versada en novelas de este tipo, pero a mí la autora me la ha jugado hasta el final. No he logrado saber, hasta que ella me lo ha descubierto, al asesino, y eso me ha hecho estar muy entretenida durante todo el libro. Por último, quiero comentar que me ha gustado mucho que se incluyera como un personaje más a la ciudad de Madrid, donde transcurre la novela, y es un Madrid muy reconocible. Y agradecerle a la autora que todo lo relacionado con una muerte y su investigación lo haya narrado con un poco de humor, que no es lo corriente.

¿A quién se lo recomiendo?

A los que os gusten las novelas policíacas con crítica social, y con humor y mucha humanidad.

Ritmo de lectura

Rápido.

¿Leerías algo más de la autora?

Tengo ya apuntado su tercera novela para leerla en cuanto pueda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.