La mujer perfecta de J. P. Delaney

Sinopsis

Hace cinco años, Abbie Cullen desapareció en extrañas circunstancias. Fue un golpe tan terrible para su marido, Tim Scott, empresario de éxito fundador de una de las start-ups más innovadoras de Silicon Valley, que decidió dedicarse en cuerpo y alma a recuperar a su esposa. Y lo consiguió. Abbie se despierta en las oficinas de Tim aturdida y confusa, no sabe quién es ni recuerda cómo ha llegado hasta allí. Él le cuenta que es una artista de gran talento, una deportista que adora practicar el surf y una madre cariñosa para Danny. Le dice que cinco años atrás sufrió un terrible accidente y que gracias a un impresionante avance tecnológico ha podido recuperarla. A medida que Abbie reconstruye los recuerdos de su matrimonio comienza a cuestionar a su marido y su versión de lo ocurrido. ¿Qué pasó realmente? ¿Puede confiar en su esposo cuando dice que quiere que estén juntos para siempre?

¿Por qué me decidí a leerlo?

Hace un tiempo me leí La chica de antes, de este mismo autor, y, aunque algunas cosas no me convencieron, sí que me enganchó mucho. Así que pensé que esta novela también lo haría.

¿Mereció la pena?

Sí, me ha gustado porque me ha tenido enganchada, me ha sorprendido y me ha hecho reflexionar. El final me pareció un poco precipitado porque me pareció que no se explicaba todo (o por lo menos a mí me dejó con algunas dudas de cómo se puede llegar a ese desenlace). Pero, por otro lado, me gustaron mucho los golpes de efecto finales, porque la mayoría no me los esperaba. Y esa última vuelta de tuerca que da la historia me encantó. Me ha gustado mucho más que La chica de antes por los personajes, porque me han parecido más creíbles. Y puede que tenga que ver con eso que dicen de «escribe sobre lo que conoces». En este caso se trata del tema del autismo, que el autor conoce de primera mano por su hijo pequeño, diagnosticado con el síndrome de Heller (también llamado trastorno desintegrativo infantil o psicosis desintegrativa). Algunos de los tratamientos que cuenta me dejaron horrorizada, y más cuando al llegar a los agradecimientos el autor comenta que algunos existen en la realidad.

Algo muy curioso es que la mayoría de los capítulos están escritos en segunda persona para contar qué le pasa, piensa o siente Abbie. Creo que es la primera vez que leo algo escrito así, y me resultaba un poco desconcertante. Eso me hacía sentir una cierta distancia con Abbie, y pensaba que era simplemente un recurso narrativo. Pero al llegar al final queda claro que es una de las piezas que encajan en el puzle que ha creado el autor. Estos capítulos están numerados del 1 al 84, pero, intercalados, hay otros, que van del uno al veintiséis, y estos están narrados en primera persona. En estos capítulos se va desvelando cómo se veía desde fuera la relación de Abbie y Tim, desde que se conocen hasta que Tim decide que es buena idea recrear a su esposa con un robot con inteligencia artificial (y emocional).

El suspense de la historia se debe básicamente a que la “nueva” Abbie no sabe qué ha pasado anteriormente. Tiene recuerdos, pero no todos porque Tim ha decidido seleccionarlos, y según él, ya irá llenando esas lagunas de memoria. Poco a poco vamos descubriendo con ella qué le pasó a la Abbie de carne y hueso, qué espera Tim de ella, qué dicen o hacen los demás al verla y tratarla… En sus capítulos me sentía mal por ella, pero también me sentía incómoda por sentirme mal por alguien artificial. Porque el problema es que tiene sentimientos e instinto de supervivencia, y desea que la quieran, algo tan humano… Eso me hacía pensar que no creo que sea buena idea que las inteligencias artificiales tengan sentimientos. A mí por lo menos me supondría un conflicto ético tratarlas como máquinas.

Además de los temas principales, la inteligencia artificial o el síndrome de Heller, también aparecen otros temas interesantes y un poco conflictivos. Como los ambientes de trabajo demasiado exigentes; las relaciones tóxicas (aunque en este caso creo que se inventa el «síndrome de Galatea» o por lo menos no he encontrado en Internet la misma definición que aparece en el libro); la confianza y el autoengaño; la maternidad y la paternidad… Y, aunque no se trata directa o específicamente, me hizo pensar sobre qué es el amor; cuándo se puede considerar que se trata de una obsesión y no de amor; qué puede considerarse arte; lo importante que es para mí la intimidad; o que no creo que me guste un futuro en el que la tecnología sea tan importante y esté tan presente.

¿A quién se lo recomiendo?

A quien quiera leer una novela con suspense psicológico, centrado en la tecnología futura y sus posibles consecuencias.

Ritmo de lectura

Relativamente rápido, y cuando se acercaba el desenlace, más rápido. Creo que lo hubiera leído más deprisa si no me hubiera sentido algo incómoda con el tema de la inteligencia artificial con sentimientos.

¿Leerías algo más del autor?

Sí, probablemente seguiré leyendo sus novelas, cuando busque un libro de suspense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.