El final del affaire de Graham Greene

Sinopsis

En 1946, en un Londres en el que todavía se perciben las heridas de la guerra, Maurice Bendrix se encuentra por casualidad con el diplomático Henry Miles, a quien no veía desde hacía tiempo. Henry está casado con Sarah, con quien Maurice había tenido un affaire durante la guerra. Cuando Henry le confiesa que sospecha que Sarah le es infiel, será Maurice, empujado por la curiosidad y los celos, quien decida contratar a un detective privado para averiguar la verdad.

El final del affaire es la mejor novela de Greene y también una de las más autobiográficas. Su meticulosa indagación sobre las luces y sombras de una relación sentimental, sobre los mecanismos del deseo y de la fe, y sobre los estrechos vínculos entre el amor y el odio conserva hoy la misma fuerza que cuando fue publicada en 1951. Traducido de nuevo por Eduardo Jordá, El final del affaire es sin duda uno de los grandes libros del siglo XX.

¿Por qué me decidí a leerlo?

Desde que publicaron el libro y empezaron a publicitarlo me entraron ganas de leerlo, pero no sé exactamente por qué. Igual porque me parecía una historia original, ya que parecía ir directamente a contar el final de una relación, o porque después de ver El tercer hombre, hace años, he tenido en gran consideración a Graham Greene, y me apetecía leer algo de él, aunque no fuera de suspense.

La novela me ha servido, casualmente, para los dos retos de lectura que tengo este año. En el #Reto20Pecera de La Pecera de Raquel cumplo con «un libro publicado en el siglo XX» (1951, concretamente). Y en el reto Todos los clásicos grandes y pequeños de Las inquilinas de Netherfield, me vale para «clásico ambientado en Londres».

¿Mereció la pena?

Sí, bastante. Por la forma de escribir del autor, la estructura y el estilo de la narración, que me han fascinado, aunque algunas cosas de la trama han hecho que no disfrutara del todo con el libro. Consiguió que siguiera interesada a pesar de que la historia da un giro que no me esperaba para nada, y que me dejó un poco en shock. En el epílogo dice Vargas Llosa que con esta novela Graham Greene rozó la obra maestra. Como no he leído casi nada de él no sabría decir si es cierto que es su mejor novela, pero sí que me ha quedado claro que es muy buen escritor. Por conseguir una historia así con pocos personajes muy bien caracterizados, con dos narradores bien diferenciados, y porque a pesar de varios saltos temporales no me perdí en ningún momento. El epílogo también me ha servido para confirmar que leyendo la misma novela se pueden llegar a conclusiones muy distintas. Y por supuesto ha merecido la pena por quitarme este libro de la lista de pendientes, porque me estaba reconcomiendo un poco.

Los personajes me han parecido lo mejor, muy creíbles, y muy característicos, cada uno con su propia personalidad. El protagonista, Maurice Bendrix, a ratos me resultaba insufrible, aunque otras veces sus contestaciones irónicas o sarcásticas me hacían gracia. Me sorprendió que me tuviera tan enganchada con un protagonista que no me terminaba de gustar. Y, además, al narrar él gran parte de la historia no podía evitar pensar que así pensaba el autor, y yo quería que Greene me cayera bien. Sí que disfruté cuando explicaba las cosas como escritor. Por ejemplo, contando por qué empieza en un determinado momento la historia: porque para él una historia no tiene ni principio ni fin, se elige el momento a partir del cual se mira hacia delante y hacia atrás. Y él elige unos meses después de haber roto, y continúa la historia avanzando en el presente, pero también retrocediendo para saber por qué se rompió la relación. Además, explica cómo es su proceso creativo, sus bloqueos…

En cambio, Sarah Miles me gustó muchísimo, sobre todo al principio, y me sentía bastante identificada con su forma de pensar, excepto en el tema religioso. Y tampoco comprendía por qué se enamoró de Maurice, pero el amor es así, inexplicable a veces. La parte en la que conocemos el diario de Sarah es la que más me gustó del libro, y me hubiera gustado que fuera más larga. También creo que Sarah necesitaba amigas, porque está siempre rodeada de hombres, y con una madre que, en fin, le oculta cada cosa… Su marido, Henry, me sorprendió por su forma de aceptar las cosas, sobre todo el tema de la infidelidad, con una mentalidad muy abierta. Y me gustó su amistad con Maurice, aunque parecía casi imposible.

El resto de los personajes son bastante secundarios, y algunos bastante peculiares, como Smythe, que intenta convencer a la gente para no creer en la religión, aunque no se le da muy bien; la madre de Sarah, que tiene ideas un poco peculiares sobre la educación o las relaciones familiares; Alfred Parkis, el detective que no puedes tomarte en serio (aunque a veces me daba pena), porque hasta se lleva a su hijo cuando está haciendo labores de espionaje; o el padre Crompton, que mejor no digo casi nada de él porque desvelaría mucho de la trama, pero me pareció un poco pesado.

Mis conclusiones al final de la novela fueron básicamente dos. La primera fue pensar que cómo se puede llamar la relación de Sarah y Maurice un affaire, es decir, un simple romance. Está claro que para los dos es mucho más que eso. Sarah está dispuesta a mucho por él, y él, también, aunque a su extraño modo. En el caso de Maurice el problema es su concepto del amor. Para él el amor es posesión y obsesión, y no concibe que se pueda amar de otra forma (si es que se supone que eso es amar). Así que de él lo que vemos son celos y mucho odio, y una forma muy vengativa de actuar, mientras que para ella es desear lo mejor para el otro. Y la segunda es que lo que no me ha convencido ha sido el tema religioso, porque me parecía que hacía que se desviara de la historia. Aunque puedo entender las dudas religiosas, creer o no en los milagros, hacer promesas a Dios a cambio de algo o tener «conversaciones» con él para que te deje en paz.

¿A quién se lo recomiendo?

A quien le interese una novela con amor, odio, celos, amistad… pero con relaciones bastante atípicas. Y donde nunca se sabe entre qué personas puede surgir un nexo, del tipo que sea.

Ritmo de lectura

Bastante rápido, incluso en las partes en las que Maurice me caía tan mal, porque está muy bien escrito.

¿Leerías algo más del autor?

Sí, aunque no sé muy bien ni por cuál empezaría.

3 respuestas a «El final del affaire de Graham Greene»

  1. Me gusta la época en la que está ambientado y por supuesto la localización. Un momento en el que una ciudad llena de vida se recompone de la devastación sufrida. Me resulta muy interesante, pero la verdad es que no soy mucho de novelas románticas y menos si hay celos y temas posesivos de por medio…., me desesperan un poco. Pero ¡muchas gracias por el descubrimiento! ¡Nos leemos!

  2. ¡Hola! Aunque la trama no me llama mucho la atención, el que la pluma del autor te haya cautivado si. Por lo que lo tendré en consideración.
    Gracias por la recomendación.

  3. ¡Hola!
    Desde que he empezado a leer tu reseña no he podido parar de leer. Creo que la novela puede estar muy muy bien, tiene una trama que engancha y si encima nos dices que el ritmo es ágil, mejor que mejor. No conocía el autor, pero creo que lo voy a poner en mi lista de descubrimientos. Muchas gracias por la reseña.
    Un besote!! ^,^!!!
    ELEB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.