Estampas de Italia de Charles Dickens

Estampas de Italia - Charles DicckensPictures from Italy - Charles Dickens

Sinopsis

«Si los lectores de este volumen son tan amables como para dar su crédito a los diferentes lugares que conforman los recuerdos del autor, del autor en persona, quizá lleguen a visitarlos en su imaginación con un mayor deleite y con una comprensión más profunda de lo que deben esperar de ellos. Sobre Italia se ha escrito una buena cantidad de libros, que abre muchos modos de acercamiento al estudio de la historia de un país tan interesante y a las múltiples asociaciones que conlleva. Haré muy pocas referencias a todo ese material y a las informaciones que aporta; mas sin verlo como una consecuencia necesaria del hecho de haber tenido que recurrir a ese almacén en beneficio propio, traeré aquí a colación sus contenidos más asequibles para ponerlos ante los ojos de mis lectores. Tampoco se encontrarán entre estas páginas análisis serios sobre el gobierno o desgobierno de las diferentes áreas de este país. Nadie que visite esa tierra dejará de hacerse su propia idea acerca de esto.» Así nos presenta el mismo Dickens este libro, resultado del viaje que realizó el autor inglés por aquellas tierras en 1844.

¿Por qué me decidí a leerlo?

Porque me gusta mucho (pero mucho) Charles Dickens y no sabía ni que existía este libro, así que quería leerlo y saber cómo había visto él Italia.

¿Mereció la pena?

Sí, como siempre es un placer leer a Dickens. Este libro me ha resultado un poco extraño porque ha sido la primera vez que leo algo que cuenta de sí mismo: sus vacaciones en Italia. Aunque realmente poco habla de sí mismo o de sus acompañantes, sobre todo lo que hace es describir lo que observa, tanto gente en general como personajes en particular que le llaman la atención, y, sobre todo, los edificios que se va encontrando. Y de vez en cuando suelta alguna de sus perlas de humor, como por ejemplo cuando relata que han parado en una posada, y el que realiza todos los trámites cada vez que paran podría ser confundido por el hermano o el mejor amigo del dueño, pero cuando llega la cuenta…

“Ahora comienza una disputa violenta. Sigue siendo el hermano del dueño, pero ahora de un padre o de una madre distintos. Ya no son tan amigos como la noche anterior.”

Destaca sobre todo cómo le asombran a veces las costumbres católicas, que a mí también me sorprendieron, ya sea porque no son las típicas en España, porque transcurre en 1844 o porque no conozco todas las costumbres, o por una mezcla de las tres. Por ejemplo, que el color azul sea el favorito de la virgen (así que si las mujeres visten de ese color es que se muestran más piadosas) o que las velas son una forma de demostrar que se está de luto (en Roma describe el carnaval, y antes de que se termine, los romanos se dedican a apagar todas las luces que pueden como fin de fiesta, y Dickens cree que podría ser para fastidiar el pesar del miércoles de ceniza).

Me gustan sus descripciones de la gente y sus recorridos literarios, y la gran imaginación que tiene, porque, por ejemplo, es capaz de “ver” (y luego escribirlo) cómo debió ser el Coliseo en su mejor época, prácticamente siente el lugar. Creo que sería muy buena guía de viaje, para descubrir sitios como la Piazza del Diavolo en Mantua, construida por el diablo (sin ningún propósito en particular) en una sola noche.

El capítulo dedicado a Venecia me encantó, y el final es casi para enmarcar:

«Muchas veces, desde entonces, me he acordado de ese sueño acuático, preguntándome si aún está allí y si se seguirá llamando Venecia”.

¿A quién se lo recomiendo?

A los que vayan a viajar a Italia o a los que ya hayan estado y puedan comparar sus impresiones con las de Charles Dickens. Yo no soy de las que hacen anotaciones en los libros, pero casi me dan ganas de irme con él a Italia e ir apuntando qué sigue igual, qué ha cambiado o si yo lo veo de forma totalmente diferente.

Ritmo de lectura

Fue bastante rápido, pero sobre todo porque estaba probando una plataforma de libros digitales y se me acababa el mes gratuito, así que no quería quedarme sin terminarlo.

¿Leerías algo más del autor?

Por supuesto, desde que empecé con Oliver Twist, no he podido resistirme a leer cualquier libro de Dickens que encuentre, aunque a veces los deje un poco en la reserva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.