El jardín secreto de Frances Hodgson Burnett

El jardín secreto - Frances Hodgson BurnettThe Secret Garden - Frances Hodgson Burnett

Sinopsis

Mary Lennox, una niña solitaria que a nadie le cae bien, llega desde la India para vivir con su tío en Yorkshire, Inglaterra. En su nuevo destino, Mary no puede hacer mucho más aparte de explorar esa mansión inmensa y sombría, y de pasear por los alrededores. Hasta que una mañana soleada accede a un jardín secreto, oculto tras unos muros cubiertos de hiedra. Por primera vez en su corta y desdichada vida, ha encontrado algo que le preocupa y decide devolver a ese jardín la gloria de antaño.

Gracias a la ayuda de Dickon, el niño que sabe hablar con los animales, y de Colin aprenderá otra manera de relacionarse y a disfrutar del contacto con la naturaleza.

Este libro ha perdurado a lo largo de generaciones de lectores y sigue siendo un fascinante clásico por su temática, su argumento, sus personajes, su estilo sencillo y elegante y su calidad literaria. La simbología del jardín, el tono mágico de cuento de hadas y la forma en que todo esto refleja la necesidad humana de compañerismo, junto a la importancia de permitir que los niños tengan tiempo para ser niños, hace de esta historia una lectura imprescindible para lectores de todas las edades.

¿Por qué me decidí a leerlo?

La novela me ha servido para el reto Todos los clásicos grandes y pequeños de Las inquilinas de Netherfield, porque tenía que leer un «clásico a elegir entre los 100 imprescindibles de Penguin» (lista de títulos en inglés en el enlace). Este es el número 54, y lo elegí porque nunca había oído hablar de él. Me extrañaba un poco no conocerlo y que fuera un clásico imprescindible. Del resto de la lista, creo que casi todos o los he leído o por lo menos sí que los considero famosos.

¿Mereció la pena?

Por varias razones sí, por otras no tanto. La historia en general me ha gustado, sobre todo por la forma de describir de la autora y un cierto humor en algunas situaciones, aunque algunos temas me hicieron sentir un poco incómoda. Lo que más me sorprendió es el personaje de Mary, bastante extraño en un libro infantil. Porque la autora nos presenta a una protagonista a la que difícilmente se le puede tener cariño, y eso que es muy duro lo que le ha tocado vivir. Mary me pareció muy desagradable al principio, y no se ganó mi simpatía hasta bastante avanzada la trama. Otro de los niños, Colin, también me pareció insufrible, y hasta el final me resultó bastante cargante. Por otro lado, Dickon, el tercero de los niños, me parecía demasiado perfecto. A veces deseaba que se descubriera que por lo menos tenía algún defecto. O defectillo. Aunque puede que, para una madre menos comprensiva que la suya, fuera todo un quebradero de cabeza por tanta independencia y tanto tiempo fuera de casa.

Reconozco que mi personaje favorito no es un ser humano, es un petirrojo, que me pareció encantador… Casi humano, muy coqueto y muy curioso, es fundamental para que Mary llegue al jardín secreto. Ojalá saliera mucho más en el libro. Creo que mi personaje (humano) favorito es Martha, doncella de la casa y capaz de aguantar las impertinencias de Mary de buen talante. El jardinero, Roach, parece muy huraño, pero tiene buen fondo. La madre de Martha y Dickon me pareció una madraza, aunque tenemos diferente concepto de qué es una buena alimentación infantil. Ya debería estar acostumbrada, por historias como las de Los Cinco, de Enid Blyton, pero la alimentación de los niños ingleses en épocas pasadas me sigue pareciendo sorprendente. El padre de Colin menos mal que mejora y tiene una especie de catarsis para darse cuenta de que no podía seguir por ese camino, por muy de luto que esté.

Con la trama me esperaba otra cosa, pero es que creo recordar que en alguna parte había leído que tenía «misterio», así que me pasé gran parte del tiempo pensando que «ahora es cuando se descubre tal o cual cosa”, o que “tal va a hacer algo malvado», pero no, la historia es mucho más sencilla. Y, aunque sí que se van descubriendo ciertas cosas, como por qué está cerrado el jardín o a quién parecen ocultar en la casa, no deja de ser más bien una historia de amistad entre niños, sobre las responsabilidades de la maternidad y la paternidad, y de superación y reconciliación. También reconozco que me imaginé que iba a desarrollarse una historia de amor entre dos de los personajes, pero no, nada de eso. Además, es una historia donde creo que se trata de romper un poco las diferencias entre pobres y ricos. Con la traducción al castellano, de Jaime Valero, se pierde un poco lo curiosa que es la jerga de Yorkshire que hablan Martha o Dickon, con un inglés que parece más antiguo (lo he comprobado gracias a que está de forma gratuita en Proyecto Gutenberg, y me lo descargué porque me entró curiosidad por cómo sería esa forma de hablar que tantas ganas tiene Mary de imitar).

Es un libro publicado en 1911, y no me ha extrañado que tenga algunos sesgos que hoy en día no se entenderían. Aun así, me molestó el racismo de Mary hacia los sirvientes que tenía en la India. Tampoco tendría excesiva importancia porque habla así de ellos cuando es la niña desagradable e inaguantable del principio, y no parece que tenga nada bueno que decir de nadie. Lo malo es que luego, cuando se va notando cómo cambia y cómo trata mejor a la gente, no hay oportunidad de deshacer todo lo que dijo sobre ellos, aunque solo fuera para recordar lo mal que trató a la que realmente la crio y aguantó, su aya. También me pareció muy preocupante la actitud de los adultos hacia los menores, aunque por suerte al final cambia algo. Es cierto que hoy en día igual se exagera siendo demasiado protectores hacia la infancia, pero aquí reflejan demasiada despreocupación. O directamente una forma bastante negligente de educarlos, porque parece que los aparcan a un lado…

¿A quién se lo recomiendo?

A quien quiera leer una historia muy tierna en algunos momentos, pero también muy dura, y que refleja muy bien lo importante que es que los niños y niñas tengan una infancia en la que se sientan queridos, acompañados y estimulados para aprender, jugar y relacionarse.

Ritmo de lectura

Bastante rápido, por el estilo de la autora y sus bonitas descripciones.

¿Leerías algo más de la autora?

Puede que sí. Es la autora de El pequeño lord, que sí que me suena por una serie de dibujos animados, y también por alguna película, y tengo algo de curiosidad por cómo es la novela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.