Asesinato en el Jardín Botánico de Santo Piazzese

Sinopsis

¿Dónde han ido a parar los crímenes sanos, buenos, misteriosos; esos que hacen habitables todos los países civilizados de este mundo; los que tienen un móvil perfecto en el que ahondar, como hacía el comisario Maigret, para llegar así a los mecanismos elementales del ser humano y que tanto echamos de menos los lectores de novela negra? El ahorcamiento cometido en pleno siroco en el Jardín Botánico de Palermo es de esa clase: lúdico, inteligente, magistral. Dirige la investigación Lorenzo La Marca, docente universitario, detective circunstancial y heredero descreído del espíritu de Mayo del 68; un refinado, irónico y sentimental cruce entre el príncipe Fabrizio de El Gatopardo y el mejor Philip Marlowe. Una intriga a ritmo de blues y de jazz, de western y cine de la nouvelle vague, de libros y literatura, de humor y de amor en una Sicilia por la que dejarse guiar con la facilidad y la felicidad de quien sigue sin pensarlo los compases de una melodía familiar. Un indiscutible clásico moderno de la literatura policiaca europea.


Santo Piazzese (Palermo, 1948), biólogo y escritor, ha publicado, entre otras, las novelas Asesinato en el Jardín Botánico, La doppia vita di M. Laurent y Il soffio della valanga, que fueron reunidas en el volumen Trilogia di Palermo, traducido con gran éxito a varios idiomas. En 2011, recibió el Premio Lama e Trama a toda su carrera.

¿Por qué me decidí a leerlo?

Porque leí el comienzo de la sinopsis: «¿Dónde han ido a parar los crímenes sanos, buenos, misteriosos…?», y pensé que estaría bien leer una historia así, pero situada en Sicilia. Y lo de un crimen en un jardín botánico también me parecía bastante exótico.

¿Mereció la pena?

Me llevé un pequeño chasco porque no era lo que esperaba. Aunque el crimen podría parecer lo más importante de la novela por lo que dice la sinopsis, realmente lo importante es la vida de Lorenzo La Marca. O por lo menos es a lo que más páginas dedica el autor. Lorenzo cuenta la historia en primera persona, y no para de «hablar» (y a pesar de esa especie de incontinencia verbal me resultó bastante simpático). Cualquier cosa le vale para desviarse de la trama (o del presente) para contar anécdotas de juventud, o de sus relaciones, o de las relaciones de sus conocidos, o de sus gustos en comida o bebida. También tiene tiempo para demostrar que sabe mucho de cine, de literatura o de música. O que se conoce muy bien Palermo o los efectos que tiene el siroco. Y todo eso con un lenguaje bastante rebuscado, porque más que científico parece lingüista o filólogo (hasta usa expresiones en otros idiomas, incluido el castellano), y con un humor que hace que parezca que no se toma casi nada en serio.

Además de Lorè (ese es su diminutivo, aunque a veces no se lo dicen con especial cariño), aparecen otros personajes como su amigo, Vittorio (Vittò) Spotorno, que es el policía que lleva la investigación oficial. Con él no para de chocar y están continuamente metiéndose el uno con el otro (es de suponer que desde el cariño). Vittó no puede dedicarse de lleno a investigar porque la mafia hace de las suyas, y a las autoridades les parece eso más importante que una muerte que podría ser un suicidio. También está la novia del muerto, Darline, que es americana, pero habla italiano; la hermana de Lorè que vive en el campo con su marido y sus hijos; Michelle, la forense y antiguo amor de Lorè; su jefe, sus compañeros de trabajo… Y mientras se va relacionando con ellos con su peculiar forma de ser, poco a poco va desentrañando qué ha pasado o pasa en el departamento donde trabaja, situado en el Jardín Botánico de la calle Medina-Sidonia (de ahí el título en italiano).

¿A quién se lo recomiendo?

No lo tengo muy claro, porque no la recomendaría como novela clásica de misterio. Así que se lo recomiendo a quien le interese el libro después de leer la reseña. Y a quien le gusten los narradores con mucha verborrea o a quien disfrute de libros con referencias cinéfilas, literarias y musicales. También a quien coincida en gustos con Andrea Camilleri, que al parecer dijo: «En mis estanterías, entre los escritores que más aprecio, Santo Piazzese ocupa un lugar destacado».

Ritmo de lectura

Un ritmo medio, porque la vida personal de Lorè no me tenía tan enganchada, y casi hasta se me olvidaba que había un misterio, que es lo que suele hacer que quiera llegar al final cuanto antes.

¿Leerías algo más de este autor?

Puede ser. Igual si traducen el resto de la trilogía me animo a leerla, porque no me importaría saber qué le depara el futuro a Lorè (supongo que él seguirá siendo el protagonista).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.