El abogado de pobres de Juan Pedro Cosano

El abogado de pobres - Juan Pedro Cosano

Sinopsis

Jerez de la Frontera, 1752: en el tribunal se celebra un juicio por unos terribles asesinatos cuyo desarrollo tiene en vilo a toda la ciudad. Nadie duda de la culpabilidad del acusado, un muchacho huérfano y sin ningún apoyo… excepto el del «abogado de pobres», pagado por el concejo, el joven Pedro Alemán y Camacho. Idealista, pero también acosado por sus debilidades y limitaciones, Pedro viene de asombrar a los jerezanos con la impactante resolución de algunos casos que parecían perdidos. Ante el reto más importante de su carrera, ¿conseguirá el abogado que la justicia impere? Con una pericia narrativa admirable, Juan Pedro Cosano compone un relato que nos transporta a una época y circunstancias apasionantes.

¿Por qué me decidí a leerlo?

Me llamó la atención que esta novela hubiera ganado un premio de abogados, concretamente el Premio Abogados de Novela 2014 (que ni siquiera sabía que existía). Aunque últimamente no me atrae casi nada la novela histórica, decidí leérmelo a ver qué tal era la justicia en 1752.

¿Mereció la pena?

Me ha parecido muy interesante conocer cómo era la justicia antiguamente. Algunas cosas se parecen al sistema judicial actual, como el abogado de pobres, que hoy en día sería el abogado de oficio, o que ya existieran los procuradores; pero otras no, como los jueces que no sabían de leyes (y por eso tenían que consultar a otros que sí sabían). Lo que tampoco ha cambiado es que los poderosos tienen tendencia a salirse con la suya, o por lo menos a intentarlo. También me han asombrado algunas cosas, como que existiera el divorcio y a la mujer se le devolvía la dote aportada. Y por supuesto el libro está lleno de injusticias, aunque todo parece peor para las mujeres que para los hombres. Por ejemplo, si la defensa es gratuita al hombre no le pedían nada (está prohibido), pero en el caso de una mujer es bastante probable que le pidieran favores sexuales…

El protagonista, Pedro, cambia mucho desde el principio hasta el final (o la mitad del libro). En las primeras páginas me resultó bastante desagradable, después fue mejorando, y al final casi parecía perfecto, como abogado y como persona. No sé si es muy creíble un cambio tan radical, pero bueno, a veces los remordimientos de conciencia sacan lo mejor de la gente. Curioso que en ningún momento piense en confesarse con un sacerdote y sí con un amigo, a saber qué hubiera pasado si le absuelven de sus pecados, igual no cambia. Como abogado de pobres, aunque algunos también le pagan, se encuentra defendiendo a todo tipo de acusados: de adulterio, asesinato, sodomía… y en general muchas denuncias falsas. Al principio no se sabe si los casos tienen alguna relación con la historia principal, pero según avanza se va viendo que, en la mayoría de los casos, o existe alguna relación o algún beneficio saca por haberlos defendido.

En cuanto a la historia, en parte es bastante previsible, pero tampoco se trata de una historia de misterio en la que no se sabe quién o quiénes son los culpables, y así es más difícil sorprender. Pero también es verdad que Pedro podía no haber descubierto tanto por pura casualidad, y que lo tuviera más fácil porque las mentes criminales que aparecen en los distintos casos son muy chapuceras. Aunque viene bien para no condenar a los inocentes. Y sobre la sinopsis, creo que no es un buen resumen. Me pasé medio libro imaginando a quién iban a asesinar, pero me costó reconocer al huérfano al que acusan. Porque no todos creen que sea culpable ni le faltan apoyos, más bien es todo lo contrario. Pedro está contratado como abogado de bufete para defenderle y no como abogado de pobres, porque, como dice la sinopsis, ya se ha hecho bastante famoso con sus anteriores casos.

El autor usa un lenguaje bastante florido, que te hace pensar que de verdad conoce la época, y hace muy creíble la narración. A veces es muy técnico judicialmente, y más cuando transcribe textos que o son reales o los ha escrito tal y como lo hubieran hecho en esa época. También creo que al autor se le da bien dar distinta voz a los personajes, así se distingue cuándo son pobres, bien educados, incultos… En algunos momentos me aburría un poco, como cuando empezaba un capítulo contando cosas que ya sabíamos, y también se me hacía pesado que usara el nombre completo de los personajes, incluido el cargo. Aunque igual sin tanto nombre me hubiera perdido en la trama, por no saber quién era quién, porque aparecen muchos personajes.

¿A quién se lo recomiendo?

A la gente que quiera conocer cómo era el sistema judicial y la vida en general en esa época (1752-1753), y también a los que quieran recorrer Jerez de la Frontera, aunque probablemente disfrutarán más los que conocen bien la ciudad (que no es mi caso).

Ritmo de lectura

Un poco irregular, porque cuando se parecía demasiado a una lección de historia me aburría un poco.

¿Leerías algo más del autor?

Si me entran ganas de leer novela histórica seguro, porque me parece mucho más ameno que otros autores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.