Clavícula de Marta Sanz

Clavícula - Marta Sanz

Sinopsis

Durante un vuelo, a Marta Sanz le duele algo que antes nunca le había dolido. Un mal oscuro o un flato. A partir de ese instante crece el cómico malestar que desencadena Clavícula: «Voy a contar lo que me ha pasado y lo que no me ha pasado. La posibilidad de que no me haya pasado nada es la que más me estremece.» Aquí, la narración del episodio autobiográfico se fractura como el mismo cuerpo que se deforma, recompone o resucita al ritmo que marcan las violencias de la realidad. La descomposición del cuerpo parece indisoluble de la descomposición de un tipo de novela orgánica donde se mienten las verdades y se usan trampillas y otros trucos de prestidigitación. En Clavícula, o Mi clavícula y otros inmensos desajustes, no, aquí la palabra busca dar cuenta de los hechos, más o menos difuminados, para llegar a entender. La dificultad de nombrar el dolor suscita grotescas reflexiones: ¿primero me duele y luego enloquezco?, ¿me duele porque he enloquecido?, ¿el dolor nace del dentro o del fuera?, ¿primero me explotan, luego enloquezco y después me duele?, ¿o me duele y me hago consciente de que me explotan?

¿Por qué me decidí a leerlo?

Era el último libro publicado por Marta Sanz, autora madrileña de la que ya había leído Farándula, y, como me había gustado, me apetecía leer algo más de ella.

¿Mereció la pena?

Realmente no es una novela de ficción. Son reflexiones personales respecto al dolor y todo lo que lo rodea. Porque el dolor se siente físicamente, pero si no se encuentra ninguna enfermedad en los reconocimientos médicos ¿qué sucede? ¿No es una enfermedad física y se convierte en mental? Es una obra que habla del cuerpo y sus enfermedades, sobre todo en las mujeres, porque nos cuenta lo que pasa en el cuerpo de la autora y también de sus amigas. Nos habla del dolor, del miedo, de la incomprensión de los demás. A pesar de que no es el tipo de literatura que me entusiasma, porque prefiero la ficción, el libro me ha gustado. Seguramente es por el modo que tiene Marta Sanz de escribir: de forma muy clara y sencilla, desnudándose delante de nosotros en capítulos muy cortos que al final me han enganchado. Durante todo el libro ella nos parece decir que es miedosa y débil. Y yo creo que ha sido muy valiente escribiendo un libro en el que se muestra tal como es.

Primero nos enseña el sufrimiento. En esta primera parte del libro más bien parece una hipocondriaca. Después, nos enseña la faceta que la autora llama de silencio, porque no se suele hablar de la menopausia y todos los efectos que produce. Y me ha parecido muy buena la denuncia que hace sobre esta época en la vida de una mujer. A veces, si no se les detecta la enfermedad que tienen, se da por hecho que son unas histéricas y solo les recetan pastillas para la depresión. A continuación, nos cuenta cómo todo el mundo que nos rodea entiende de medicina, todos saben jerga médica y por supuesto entienden sobre medicamentos y cómo tomarlos. Por último, nos demuestra lo desesperante que es tener dolor y que no encuentren las causas y todo lo que eso conlleva: apatía, hartura, descuido, tristeza, estrés…

Por tanto, esto no es una novela. Son las confesiones de una escritora de mediana edad que se queja, aunque no tiene costumbre de hacerlo, porque la gente educada a veces aguanta con estoicismo sin quejarse. De esa forma la autora también nos cuenta un poco su vida y la conocemos un poco más. Habla de su trabajo como autónoma; su marido en paro que la mima; sus padres que no encuentran natural que sea ella la que se queja, cuando deberían ser ellos los que lo deberían hacer, por su edad más que nada; su relación con los médicos y las enfermeras, que a veces no es muy madura; y también sobre algún viaje a Latinoamérica como escritora.

¿A quién se lo recomiendo?

A los que nos les importe que no sea ficción. Es como un diario autobiográfico.

A los que les guste conocer la intimidad de la autora, sus sentimientos, sus inquietudes, sus relaciones personales, sus defectos…

A quien le guste encontrar en un libro las dolencias del cuerpo y del alma.

Ritmo de lectura

Rapidísimo. Es una lectura fácil, de capítulos cortos, lo he leído en dos tardes.

¿Leerías algo más de la autora?

No hay dos sin tres, así que como mínimo leeré una tercera novela de Marta Sanz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.