Feria del Libro de Madrid

A las dos, a Concha y a mí, nos encanta la Feria del Libro de Madrid, así que teníamos que dedicarle una entrada. Este año, 2018, se celebra la FLM18 del 25 de mayo al 10 de junio, en el Parque del Retiro, y el lema es «Leer para saber».

Casetas rodeadas de vegetación
Algunas casetas, en el marco incomparable que es el Parque del Buen Retiro. Fuente: mi móvil.

Para Concha es una fiesta para todos los madrileños (y los de fuera, que ya sabéis que enseguida te puedes sentir madrileño). Ir a ver las casetas, comprar libros, y luego tomar algo por los muchos quioscos que hay por el Retiro. Y también ver a mucha gente tirada en la hierba, ojeando los libros que ha comprado en la Feria. A mí también me hace ilusión todo eso, pero además ir por el parque, o en el metro de vuelta a casa, y ver a la gente con bolsas de la Feria, como yo. Es un momento en el que me siento muy unida a esas personas, algo parecido a cuando veo a alguien leyendo. Una conexión que me encanta.

Una cita desde la infancia

Por propia experiencia, porque yo empecé a ir desde muy pequeña, creo que es genial empezar a ir desde pequeños. Y a cualquier edad está muy bien, pero siempre tienen muchas actividades para atraer a los niños. Aunque a mí no me hacía falta, me bastaba con encontrarme tantas casetas con libros infantiles, y aprovechar para dar una vuelta por el Retiro, comer algún helado o granizado… Solía ir en fin de semana, casi siempre el último, y en sábado, que coincide con la final femenina de Roland Garros. Así que recuerdo haber escuchado, gracias a la radio de algunas casetas, cómo iba o quién ganaba esa final.

Cuando llegó mi época universitaria dejé de ir, porque justo me coincidía con los exámenes de junio y no podía permitirme ninguna distracción. Y me daba mucha rabia, pero hubiera sido peor ir, comprarme libros y no poder leerlos. Después no creo haberme perdido ninguna más, como mínimo tengo que pasar un día por allí. Este año tampoco he faltado a la cita, y aunque pensaba que no me compraría muchos libros, al final es demasiada tentación… Terminé siguiendo otra tradición, la de volver cargada a mi casa, y «refunfuñar» porque hay que ver lo que pesan los libros.

Mis compras
Las tres bolsas que me traje, aunque no están llenas a rebosar. Solo seis libros de nada…

Un poco de historia

Este año es la edición número 77 de la Feria. En 1933 se celebró la primera Feria del Libro en Madrid, organizada por los libreros en el Paseo de Recoletos, entre el 23 y 29 de abril, para hacerla coincidir con la Semana Cervantina. La de 1934 se celebró entre el 6 y el 16 de mayo, también en el Paseo de Recoletos, y se llamó «nacional e hispano-americana». También se celebraron las de 1935 y 1936, pero después se suspendieron por la Guerra Civil. Hasta 1944 no se recuperó, y volvió al Paseo de Recoletos, organizada por el Instituto Nacional del Libro. En 1967 se trasladó al Parque del Retiro, porque aumentó el número de librerías, editoriales y distribuidoras que querían participar, pero estaba en el Salón del Estanque. Un año, concretamente 1979, se organizó en el Palacio de Cristal de la Casa Campo, pero fue un auténtico fracaso y se decidió que volviera al Retiro. Y esta vez a su localización actual: el Paseo de Coches.

País invitado

Cada año, la Feria del Libro de Madrid invita a un país. Este año se trata de Rumanía y han sido programadas más de 400 actividades bajo el lema «Historia por descubrir, historias por escribir». Y por supuesto cuenta con una caseta. La conferencia inaugural la dio el escritor Mircea Cărtărescu y también participarán otros 40 autores rumanos, como la poeta Ana Blandiana, para presentar la literatura de su país.  Parece muy buen invitado, ya que España es el país donde más literatura rumana se traduce, y en la Comunidad de Madrid viven unos 240 000 rumanos que podrán acercarse y conocer a autores de su país natal.

Los carteles

Tengo que reconocer que a mí los carteles casi nunca me han llamado la atención, pero a Concha sí. Para ella los carteles anunciadores de algunos años son verdaderas joyas (yo solo recuerdo el del año pasado, porque era un gato con bigotes de libro). Toda la colección de carteles es un recorrido por la historia de España y del diseño gráfico. Para encargar el cartel, que ya se ha convertido en un icono cultural, el comité organizador estudia los trabajos y portafolios de artistas, ilustradores y diseñadores gráficos desde comienzos del año. A la persona escogida se le da absoluta libertad para crear el cartel. Este año, la ilustradora Paula Bonet ha sido la encargada del diseño y ha querido reivindicar a las mujeres en la literatura. En él están representadas muchas escritoras como Chimamanda Ngozi Adichi, Emily Dickinson, Elena Mendel o Violeta Parra, y en la cuenta de Twitter de la Feria han escrito: » Faltan muchas. Pero su trabajo da voz a todas».

Cartel de la Feria del Libro 2018
Cartel de la Feria del Libro 2018. Fuente: web oficial de la Feria. En el enlace se pueden ver los carteles de otras ediciones.

La meteorología

En este caso tenemos recuerdos dispares. Para Concha, la tradición es que alguno de los días de la Feria tiene que llover. Porque no hay Feria del Libro sin lluvia, que suele venir muy bien para refrescar el ambiente (suele hacer mucho calor). Este año empezó unas horas tarde por una gran tormenta, así que le doy toda la razón. Pero lo que yo recuerdo es que siempre paso mucho calor. Este año no está siendo tan caluroso, y el día que fui estaba nublado, así que la primera parte de mi recorrido estuve encantada. Hasta que salió el sol y empecé a sentir mucho calor. Pero también es verdad que entonces sí que sentí que estaba en mi querida Feria del Libro.

Sostenibilidad

Que se celebre en un parque como el Retiro, un auténtico pulmón para la ciudad de Madrid, seguro que favorece que todos los que hacen posible este evento piensen en el medio ambiente. Desde hace muchos años las bolsas son de papel, se programan actividades sobre medio ambiente, y todos los asistentes nos movemos (por lo menos dentro del parque) andando o en vehículos no contaminantes. Pero, además, este año han creado una nueva actividad, el «Árbol de la Feria», en colaboración con la asociación Amigos de los Jardines del Buen Retiro. El Día Internacional del Medio Ambiente (5 de junio) se ha plantado un roble, en homenaje al árbol de los bosques de Rumanía, cerca del Paseo de Coches.

Plantando el roble de la FLM18
En la plantación del roble han participado Javier Sierra, Rosa Montero, Emilio Lledó, Elvira Sastre, Vanessa Montfort, Nativel Preciado y Andrea Valbuena. Fuente: Twitter de El Parque del Retiro.

El futuro

Al parecer, según esta noticia de El País (La Feria del Libro de Madrid debate un cambio de rumbo), existe la posibilidad de que la Feria del Libro deje de celebrarse en el Retiro. Ahí dan varias razones, pero creo que un traslado o un gran cambio estropearían esta Feria. Porque es una Feria muy especial, centrada en el visitante/lector y no tanto en los profesionales del sector. Que, si quieren enfocarla de otra forma, espero que sea sumando espacios y creando eventos paralelos, pero, por favor, que no que se lleven la Feria a otra parte, porque probablemente perdería su encanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable: SARDON 44 S.L.
  2. Fin del tratamiento: Publicación de un comentario.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  6. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión.
  7. Contacto: info@lagatanegradebigotesblancos.com
  8. Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.