Vigo y Julio Verne

Lo normal suele ser que el autor primero visite un lugar, y que el lugar le sirva como inspiración para una o varias de sus obras. Pero en el caso de Julio Verne pasó al revés: primero escribió sobre la bahía de Vigo, y diez años después, de forma casual, acabó visitando Vigo.

Monumento a Verne, sobre unos tentáculos
Monumento a Julio Verne cerca del Real Club Náutico, junto a los jardines de Montero Ríos. La escultura en bronce es obra de José Molares, y fue donada en 2005 por la Asociación de Mujeres Empresarias de Pontevedra. Fuente: Wikipedia.

Continuar leyendo «Vigo y Julio Verne»

Nacimiento de Carmen Naranjo

Carmen Naranjo Coto nació el 30 de enero de 1928 en Cartago, Costa Rica. Su padre era de Santa Cruz de Tenerife y su madre de origen sefardí. Cuando la tienda de telas de su padre quebró, la familia se marchó a San José. A los siete años contrajo poliomielitis, empezó a ser educada en casa y se aficionó a la literatura. Empezó a escribir discursos sobre solidaridad, que luego leía su padre en un club local. En 1953 se licenció en Filología. Publicó en 1961 América (Poema geográfico y sentimental), y en 1966 su primera novela, Los perros no ladraron. Siguió escribiendo poesía, como Canción de la ternura, Misa a oscuras, o Idioma de invierno; novelas, como Camino a medio día o Memoria de un hombre de palabra; ensayos; obras de teatro; cuentos… y mientras también se dedicó a la política y a la función pública. Fue embajadora en Israel, ministra de Cultura de Costa Rica, directora de la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en América Central y México.

Carmen Naranjo
Carmen Naranjo. Fuente: Exposición acerca obra de Carmen Naranjo al costarricense, artículo de Semanario Universidad.

Continuar leyendo «Nacimiento de Carmen Naranjo»

La semilla de la bruja de Margaret Atwood

La semilla de la bruja - Margaret AtwoodHag-Seed - Margaret Atwood

Sinopsis

Es un lunes cualquiera de enero, y Felix pasa el control de seguridad para acceder al centro correccional de Fletcher. Los guardias lo miran con simpatía y benevolencia; para ellos, ese hombre solo es el señor Duke, un cincuentón que en sus ratos libres se dedica a organizar funciones de teatro con los reclusos. El autor elegido siempre es Shakespeare, y este año el profesor les propone La tempestad.

Felix accede sin problemas al recinto de la cárcel, llevando consigo algo muy peligroso pero imposible de detectar a través de un escáner: son las palabras, aún vivas, robustas, sonoras, de una obra donde la venganza viaja a través del tiempo y se instala en el presente. Ensayo tras ensayo, los actores convierten la obra en un asunto muy personal. Ahí descubren algo de sí mismos que no sabían, pero hay más: Felix, ese profesor terco y a veces aburrido, el día del estreno de la obra también podrá vengarse de quien le arruinó en el pasado.

Continuar leyendo «La semilla de la bruja de Margaret Atwood»