Nacimiento de Horacio Quiroga

Horacio Silvestre Quiroga Forteza nació el 31 de diciembre de 1878 en Salto, Uruguay. Considerado el maestro del cuento latinoamericano, en muchos de sus cuentos refleja a la naturaleza como enemiga del ser humano. Se le comparó con Edgar Allan Poe, al que consideraba su primer y principal maestro. Además, trabajó como juez de paz, cónsul y crítico cinematográfico. Su vida estuvo rodeada de suicidios (su padrastro, su primera mujer y el de él mismo al diagnosticarle un cáncer) y las muertes accidentales con arma de fuego de su padre y su mejor amigo, que murió porque a Quiroga se le disparó el arma que preparaba para que se batiera en duelo su amigo.

Horacio Quiroga
Fuente: Horacio Quiroga: una literatura a selva o muerte, de La Grieta.

Más información:

Cómo descubrí… a Agatha Christie

La inspiración de este «cómo descubrí» me ha llegado por las redes sociales. Más concretamente, gracias a Instagram. Mi historia sobre cómo empecé a leer a Agatha Christie es muy sencilla y corta, así que casi pensaba que no merecía la pena contarla; pero últimamente mucha gente ha empezado a descubrirla, o a redescubrirla, así que ha pasado a ser una entrada mucho más interesante.

Agatha Christie a los 8 años
Hablando de descubrimientos: su primera pasión fue la música y no la escritura. Ahí está a los 8 años, antes de que le dijeran que nunca sería suficientemente buena tocando. Fuente: The strange case of Agatha Christie’s secret photo album.

Continuar leyendo «Cómo descubrí… a Agatha Christie»

Tres abuelas y un plan de sabotaje de Minna Lindgren

Tres abuelas y un plan de sabotaje de Minna LindgrenEHTOO-LEHDON TUHO - Minna Lindgren

Sinopsis

Las obras de reforma de El Bosque del Crepúsculo han acabado y Siiri, Irma y Anna-Liisa pueden por fin regresar a sus apartamentos. Pero ahora el centro protagoniza un proyecto piloto de residencia inteligente y se ha llenado de cámaras, antenas, sensores, transmisores y chips. La supervisión se hace online, los medicamentos se distribuyen mediante inventos automatizados y la comida se produce en impresoras 3D.

Las innovaciones tecnológicas permiten incluso prescindir del personal y la residencia se encuentra plagada de voluntarios de una turbia organización religiosa volcada en convertir a los ancianos con fines dudosos. Hartas de ser ignoradas y de una vida programada por ordenador, las abuelas deciden tramar un plan para destruir el sistema informático. A su edad se pueden romper unas cuantas reglas si la situación lo requiere. ¿Será este el fin de El Bosque del Crepúsculo?

Continuar leyendo «Tres abuelas y un plan de sabotaje de Minna Lindgren»